lunes, 9 de junio de 2008


Colección Bamboo, de Dinosaur Designs


Cuentan que la semilla del bambú se siembra, se riega y se cuida durante un año y no aparece nada. No hay señal de vida. Se riega y se cuida otro año y todavía no se ve el resultado. De esta manera van pasando los años. Durante el quinto año de pronto aparece el Bambú Chino y crece 30 metros en seis semanas. El Bambú Chino se prepara para un crecimiento impresionante. Durante los cinco años que no se ve nada, un sistema de raíces se está formando para sostener el crecimiento extraordinario del bambú.

Muchas cosas en la vida son como este árbol. Un poco de paciencia para recoger más tarde el fruto de nuestro esfuerzo, algo que siempre vale la pena.

17 comentarios:

Estoicolgado dijo...

lo difícil es esperar a que nos crezcan las raices, sin escuchar las voces de los que no quieren.

mola la coleeción.
muaks!

anitta dijo...

gracias por acercarnos esta maravilla de trabajo,acabo de ver su pagina, increible sus diseños,me gustan muchisimo los anillos

el crecimiento del bambu, toda una ciencia!!

como la vida misma, hay que sembrar para luego poder recoger

besos

elena dijo...

todo requiere una preparación.

(me pido el anillo verde de la foto)
besosdebuenasnoches

RAÚL dijo...

la paciencia es un valor enorme (los que tenemos atropellismo lo sabemos bien)

belula dijo...

Tarde o temprano obtenemos los frutos de nuestro esfuerzao...sólo hay que tener paciencia!!!!!

Erian_niiv dijo...

te invito a conocer y participar en mi nuevo blog! www.seunhada.blogspot.com

Miss Rosenthal dijo...

No sabía que detrás del bambú hubiera una historia tan bonita. Me ha recordado a algo que leí el otro día: por lo visto hay un tipo de palmera en Malasia que nace, crece hasta 18 metros y muere. Todo en 3 meses.
Otra forma de tomarse la vida.
Besos

elgatococo dijo...

ya conocía el cuento y es uno de mis favoritos!!!!
:*)

chati dijo...

Yo creo que mi mayor defecto es la impaciencia que demuestro con todo, abarco demasiadas cosas seguidas y no consigo disfrutar de ellas. No conocia la historia del Bambu, me ha gustado mucho. Mil besos

Manolo dijo...

Y un animal tan bonito como el oso panda, depende de él...como nosotros de la paciencia. feliz regreso a tu blog.

Lantana dijo...

Veo que ya estás de vuelta!!! Unas fotos preciosas de tu escapada!! Y un enlace maravilloso, me he enamorado de todas las piezas!! Me encantan los colores!!!!!!!
Un beso!!!
Y es cierto. "quien siembre, recoge"

elena dijo...

"normalmente quería marcharse antes de llegar, y es que sufría de atropellismo, una rara enfermedad que le incapacitaba para el deleite, instantaneándole la impaciencia"

rescato estas palabras de tu cuento
besos

emedemarta dijo...

pero qué cosa más bonita.
esos colores.. y la madera!

gracias por el link!!

alejo dissenys dijo...

Bienvenida de nuevo, veo que con pilas nuevas....

elsrgarcia dijo...

preciosa historia, la del bambú y tu trabajo

dikua dijo...

la historia es hermosa no la sabía. que difícil es conseguir la paciencia y entender que todo es un proceso..



impresionantes esas piezas de lana!!

Carolina dijo...

Me encanta la historia. He aprendido a ser muy paciente con mis alumnos aparentemente más retrasados, muchos son al final los más brillantes con diferencia.